Category Archives: Tipos de yoga

Yoga y cerveza, ¿Una buena combinación?

Cada vez se conocen más atributos de la práctica del yoga, sea para el cuerpo físico, emocional, o la mente, ya que se trabajan con posturas, meditaciones y la respiración. En este caso, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos explica una nueva variante que nos ofrece el yoga y se impuso como una moda, el “Beer Yoga” o “Yoga Cerveza”. Como no podía ser de otra manera, cuando hablamos de cerveza, hay que señalar que esta práctica comenzó en Alemania para luego trasladarse al resto del mundo.

Si bien esta técnica consiste en la práctica del yoga mientras se bebe cerveza, no es una excusa para tomar, sino que realmente se respeta la filosofía del yoga, buscan igual  el deseo y plenitud de practicar yoga junto al amor de la cerveza, lo que logra que se alcance una conciencia al máximo.

Pablo Rubio señala, que este tipo de yoga, no tiene un lugar específico para su práctica, sino que puede realizarse tanto en centros de yoga, en una plaza al aire libre, en un salón, festivales inclusive en algunas parte del mundo se realiza en bares. Esto ofrece una manera divertida de practicar el yoga y cerveza, que entre postura y postura, uno se vaya relajando bebiendo cerveza. Las botellas están presentes en toda la clase, se las puede sostener mientras se realiza alguna asana, hacer equilibrio con la cerveza, pero de todas maneras consiste en realizar yoga tradicional con la opción de que los amantes de la cerveza puedan beberla a medida que lo practican.

Pablo Rubio afirma que, mayoría de los médicos y adeptos al bienestar, no recomiendan el “Beer Yoga” ya que consideran que no es una buena combinación para nuestro cuerpo, el alcohol nos quita la percepción, contribuye a la deshidratación, el equilibrio, no nos deja lograr la resistencia ni llevar un correcto control de nuestros músculos, además consideran que luego de una clase de “Yoga y Cerveza”, la recuperación de nuestro cuerpo no es la misma que cuando practicamos una clase tradicional de yoga y nos hidratamos con agua. Muchos de sus practicantes, opinan que al principio es divertido y ayuda mucho a la relajación, pero como indica Pablo Rubio, se debe beber con moderación y sólo un máximo de dos botellas.

Su práctica está dirigida para todo el público que sea mayor de edad, inclusive en mujeres embarazadas pero deben beber cerveza sin alcohol.

 

Published by:

El Yoga para tratar las várices

El yoga es una de las disciplinas más completas debido a sus múltiples beneficios que abarcan no sólo favorecer el cuerpo físico, sino también nuestro aspecto emocional, nuestros órganos, mejorar nuestro sistema digestivo, sistema endocrino, sistema inmunológico, sistema nervioso y nuestro sistema circulatorio.

En este sentido el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos enseña como el yoga puede ayudar a mejorar el problema de las várices y tratar de evitar su aparición. Al estimular el sistema circulatorio con las distintas posturas, se produce que haya una mejor circulación de la sangre en nuestras venas y así evitar que se formen las temidas várices por las mujeres, que trascienden el plano estético ya que mejora la salud. Recordemos que hay mujeres que sufren mucho su aparición debido a que se les hinchan las piernas y en temporadas de altas temperaturas no pueden caminar mucho y ni siquiera usar sandalias altas, en los casos más graves , señala Rubio . Hasta existen mujeres que se medican, por eso, el yoga nos trae una solución más saludable y práctica.

El primer ejercicio que podemos realizar, consiste en realizar la “postura del guerrero”. Para realizarla, debemos pararnos sobre una colchoneta con las piernas juntas, luego realizamos un paso con la pierna derecha hacia un costado, después nos acomodamos de manera que quede mínimamente un metro de distancia entre la pierna izquierda y la derecha, elevamos los brazos hacia ambos lados cuidando que queden a la misma distancia que nuestros hombros con las palmas de las manos ubicadas hacia abajo. Luego, giramos nuestro pie derecho hacia la derecha, y el pie izquierdo,, lo giramos en dirección hacia adelante; doblamos la rodilla derecha, flexionando e intentando formar un ángulo recto, con el mentón mirando hacia nuestra mano derecha manteniendo la postura del guerrero al menos por 45 segundos, luego relajamos.

Otra postura, que favorece a la correcta circulación de la sangre, es la “postura de la silla”, en esta postura debemos pararnos sobre la colchoneta, respirar, elevar los brazos hacia arriba con las palmas de nuestras manos enfrentadas, mirándose entre ellas, luego, exhalamos, flexionando nuestras rodillas, contrayendo nuestros muslos, de manera que las rodillas se vayan inclinando un poco hacia delante. Para saber si estamos realizando bien esta postura, nos explica Pablo Rubio, podemos prestar atención si llegamos a ver nuestros pies o no, si lo hacemos estamos realizando de manera correcta, nuestras rodillas quedan en la misma línea que nuestros tobillos y la columna debemos mantenerla recta y no arqueada porque podría ocasionarnos dolores lumbares.

 

Published by:

Que es el Acroyoga por Pablo Rubio

Son infinitas las técnicas y variantes dentro del Yoga, debido a que esta disciplina presenta múltiples beneficios para el cuerpo, nuestra relajación, nuestra respiración. Así, podemos encontrar nuevas formas de practicarlo, como el Acroyoga. El Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos explica acerca de esta nueva rama, en que consiste y qué beneficios presenta. Se conoce al Acroyoga, como una disciplina que integra por un lado la acrobacia, por el otro el yoga y el masaje tailandés, es decir una mezcla entre la vitalidad de la acrobacia, la sabiduría que aporta el yoga y la energía amorosa del masaje tailandés. El Acroyoga, ha surgido hace alrededor de 15 años en California, pero en nuestro país se lo practica hace al menos 6 años y uno de los lugares donde más reconocimiento tiene es en la Provincia de Córdoba. Esta técnica, nos permite reconocer nuestro cuerpo, nuestra conciencia de él, mejora la concentración, el equilibrio, la coordinación, fuerza, agilidad y flexibilidad; se lo practica teniendo en cuenta dos planos: el plano lunar y el plano solar, en el lunar se desarrolla la relajación mediante movimientos terapéuticos y técnicas curativas, provenientes del masaje tailandés; mientras que el plano solar, es más dinámico, propio del movimiento, del juego y donde se prueban posturas más acrobáticas. La práctica del Acroyoga, generalmente dura 2 horas, ya que se va preparando el cuerpo con una breve entrada en calor que consiste en realizar asanas, posturas invertidas, luego se arranca con movimientos acrobáticos, la mayoría de las veces señala Pablo Rubio, se realiza entre tres personas, o de a grupos grandes, entre todos. Una de las cosas más importantes de esta técnica es que nos ayuda a identificar como nuestro accionar va a repercutir en los movimientos de las demás personas que nos rodean; al realizar las distintas posturas, espíritu, mente y cuerpo se expresan libremente en la misma sintonía. No se requiere haber tenido conocimientos en ninguna técnica ni en el yoga ni en la acrobacia sino que cualquier persona que no haya realizado ninguna de estas actividades puede realizarlo sin problema alguno; además logran promover la seguridad, confianza, el trabajo en equipo. Pablo Rubio explica, que podemos optar por practicar al menos tres roles: el volador, persona a la que se la eleva y va a ser sujetada por la base; la base, la persona que sujeta a otra persona que puede estar en el aire o suelo; el cuidador, es la persona que va a ofrecer su visión, queda fuera de la dinámica pero oficia de coach.

Published by:

Los beneficios del Yoga en la tercera edad por Pablo Rubio

El yoga nos ofrece infinidad de beneficios que  podemos apreciarlo en cualquier aspecto desde la relajación, alivio del estrés, mejora la postura, ayuda a bajar la tensión que actúa sobre cualquier cuerpo y en todas las edades. El Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos cuenta las ventajas que la práctica del Yoga otorga a las personas de la tercera edad. El Yoga, es un gran aliado en las personas adultas ya que mejora la tonicidad del cuerpo, algo que se va perdiendo por el paso de los años como por la falta de actividad física, justamente el yoga no requiere de grandes esfuerzos, ayuda a que los huesos se fortalezcan, previene de enfermedades como la artrosis, osteoporosis, artritis, también alivia dolores provocados por la inflamación de las articulaciones, mejora la postura de la columna debido a que generalmente a medida que crecemos esta se vuelve encorvada y así también el equilibrio. Pablo Rubio, enseña cuales son algunas de las posturas más recomendadas para personas, hombres y mujeres de la tercera edad son:

         La Postura del Gato: esta postura se realiza acostándose boca abajo sobre la colchoneta, luego nos arrodillamos con las rodillas a la altura de nuestras caderas y colocamos nuestras manos sobre la misma, a la altura de nuestros hombros, abrimos bien nuestras manos, separando nuestros dedos y dejando el dedo del medio apuntando hacia adelante,  iremos inhalando con nuestra cabeza mirando hacia abajo, luego levemente exhalamos, tratando de llevar nuestra columna junto a nuestra zona abdominal hacia atrás, Pablo Rubio señala que, debemos contraer un poco los glúteos, siempre dejando los hombros relajados y tratando que la presión del cuerpo quede  sobre nuestras manos, que harán de sostén. Luego, intentaremos llevar la parte más alta de nuestra columna hacia arriba y llevaremos la cabeza lo más abajo que podamos mirando el suelo intentando que nuestro mentón no esté forzado, tendremos que repetir de 10 a 15 veces esta secuencia, una vez finalizado, bajaremos nuestra columna y llevaremos para atrás nuestro cuerpo sentados sobre nuestros talones.

         La Postura de la Langosta: se realiza acostándose boca abajo sobre la colchoneta, extendemos nuestros brazos al costado de nuestro torso, indica Pablo Rubio, con las piernas juntas y bien estiradas. Luego, intentamos elevar una de las piernas por 15 segundos, bajamos y repetimos con la otra pierna, iremos inhalando cuando subimos una pierna y exhalando cuando bajamos, después elevaremos las dos piernas hacia atrás y para arriba dejando una distancia de 7 centímetros con el suelo y los brazos estirados por detrás de nuestra columna; mantendremos esta posición sólo por 15 segundos. No se recomienda su práctica en personas que sufren dolores lumbares intensos ni hernias de disco.

 

Published by:

¿Qué son los Mudras? por Pablo Rubio

 

En el Yoga podemos encontrar distintas técnicas, cuando lo practicamos solemos utilizar todo nuestro cuerpo desde nuestros pies hasta la cabeza, todo lo utilizamos como una unidad. En esta ocasión, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio nos enseña sobre el rol que cumplen nuestras manos, dedos y muñeca, en qué consisten los llamados “Mudras” dentro del Yoga. En primer lugar, debemos decir que los “mudras” son movimientos que se realizan con los dedos, son gestos que se utilizan cuando se practican determinadas posturas, ya que cada zona de nuestra mano corresponde a un área de nuestro cuerpo. Nuestras manos son fuente de energía, cumplen un papel sumamente importante cuando se intenta meditar ya que permite que podamos desbloquear ciertos puntos corporales, desbloquean canales energéticos de nuestro organismo que se encuentran desequilibrados o fuera de armonía. Pablo Rubio, nos enseña algunos de los principales mudras, así podremos utilizar el “Shuni Mudra”; consiste en colocar nuestro dedo del medio, sería nuestro segundo dedo, en contacto con el dedo pulgar, sólo tocando la punta, mientras los demás dedos los mantendremos estirados. A este Mudra, se lo conoce como “sello de paciencia” ya que está regido por el planeta de Saturno que se caracteriza por la responsabilidad y el dominio de nuestras tareas, por lo tanto este mudra nos aportará compromiso y paciencia. Otro mudra que podemos practicar, es el “Gyan Mudra” consiste en unir nuestro dedo índice solo por la punta con el dedo pulgar y los demás dedos también quedarán estirados; Pablo Rubio indica que, a este mudra se lo conoce como “sello del conocimiento”, se encuentra regido por el planeta de Júpiter que se caracteriza por la expansión de nuestros horizontes, por lo tanto nos aportará de estímulo para las enseñanzas, conocimientos y receptividad de nuestra mente. Nuestros cinco dedos reflejan distintos centros energéticos, así el dedo pulgar, también conocido como “angustha”, representa el signo de fuego, nos otorga el equilibrio entre las distintas energías de nuestro cuerpo. El dedo índice conocido como, “tarjani”, representa el aire, nos otorga la capacidad de la creatividad y el pensamiento. El dedo del medio, conocido como “madhyama”, se asocia con el éter, nos aporta la armonía para vivir. El dedo anular, conocido como “anamika” explica Pablo Rubio, se asocia con el signo de tierra, nos otorga la fortaleza para lograr nuestros objetivos y además nos permite alcanzar el equilibrio interno. El dedo meñique, conocido como “kanishthika”, se asocia al signo de agua, nos ayuda a relacionarnos con los demás, además nos ayuda a trabajar de forma adecuada sobre nuestras emociones.

Published by:

Ashtanga Yoga por Pablo Rubio

Dentro del Yoga, existen diferentes técnicas algunas se utilizan para la meditación, otras para relajar el cuerpo, otras para trabajar con la respiración, otras para elevar el espíritu, para buscar nuestro equilibrio, dominar la mente y así podemos encontrar un sinfín de objetivos. El Profesor de Yoga, Pablo Rubio,  nos explicará acerca de un tipo de Yoga que podemos encontrar denominada Ashtanga Yoga y para que se utiliza. En primer lugar, podemos entender que el Ashtanga Yoga es un tipo de Yoga que intenta integrar las ocho ramas estructurales del yoga, así estas ocho ramas consisten en el Yama que se centra en las prohibiciones donde podemos encontrar  el Ahimsa, la “no violencia”, la Satya conocida por la “veracidad”, la Asteya conocida como “no robar”, la Brahmacharia conocida como “celibato”, la Aparigraha conocida como “no apegarse”. La segunda rama, está dada por Niyama que se centra como indica Pablo Rubio, en los preceptos, donde a su vez podemos encontrar la posición del Saucha que se la conoce como la “limpieza”, la Santosha conocida como la “tranquilidad, las Tapas conocida como la “automortificación”, la Swadhyaya  conocida como el “estudio de sí mismo”, la Iswara Pranidhana conocida como “ofrecerse al controlador”. La tercera rama, consiste en la Asana que se centra en las posturas. La cuarta rama, es la Pranayama que consiste en el control de la respiración. La quinta rama, es la Pratyahara  que consiste en comer poco. La sexta rama, es la Dharana que consiste en el sostenimiento. La séptima rama, es la Dhyana que consiste en la meditación. La octava rama explica Pablo Rubio, es la Samadhi que consiste en la completa absorción. El ashtanga yoga fue creado hace muchas décadas atrás por el maestro Pattahbi; es uno de los tipos dentro del yoga más completos ya que integra en su trabajo no sólo a la meditación sino también  el control de la respiración. Puede practicarlo cualquier persona, sea flaca o con exceso de peso debido a que no requiere de un gran trabajo físico por lo que es apto para todos. Trabaja tanto la resistencia de nuestro cuerpo como nuestra fuerza por medio de las asanas que son las posturas, pero en relación a la mente señala Pablo Rubio, trabaja sobre ella desde tres aspectos, emocional, inteligencia y mental. Permite el manejo del estrés, el autocontrol separando nuestras emociones de los sentimientos y nos permite identificar cada uno de ellos, también es positivo para lograr nuestros objetivos ya que trabaja con la concentración, la visualización.

Published by:

Yoga para aumentar nuestra concentración por Pablo Rubio

El yoga nos puede ayudar a relajarnos, a visualizar nuestros objetivos de forma clara, a partir de ejercicios de meditación a salir de nuestra atmósfera de preocupaciones y evadirnos de nuestro entorno, esto nos ayuda a aumentar nuestra memoria y concentración. El Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos enseña algunos ejercicios para mejorar nuestra concentración para poder afrontar lo que sea necesario de una mejor manera. El yoga tiene variedades de utilidades, posturas, pero para mejorar lograr una mayor atención debemos practicar los siguientes:

1-   Postura del Águila: esta postura consiste en lograr el enfoque correcto y ansiado. Primero, debemos pararnos sobre la colchoneta o suelo, como más cómodo nos resulte, colocar los pies juntos, apoyando nuestras manos sobre nuestra cadera, flexionamos levemente nuestras rodillas intentando que la pierna derecha se apoye sobre la izquierda, tocando con nuestra planta del pie derecho sobre la pantorrilla izquierda; luego indica Pablo Rubio, colocaremos nuestros brazos arriba cruzados, el izquierdo sobre el derecho, como si quedaran entrelazados tocando una palma de la mano con la otra, delante de nuestro rostro doblando nuestros codos, tendremos que mantener nuestra columna derecha y fijaremos la vista en un punto que elijamos tal como lo haría un águila, respirando suavemente por nariz y exhalando por dos minutos, o hasta que nuestro equilibrio resista.

2-   Postura del Cuervo: esta postura permite aumentar la atención, debemos acostarnos con las piernas separadas a la misma altura que nuestra cadera, arrodillados, colocaremos nuestros brazos delante de nuestro cuerpo alrededor de 15 centímetros delante de nuestros pies señala Pablo Rubio, con las palmas de las manos apoyadas en el suelo, inhalamos y de a poco intentaremos llevar las piernas las rodillas hacia arriba, hacia nuestros tríceps, flexionando nuestros codos, teniendo todo el peso sobre nuestras manos, despegaremos primero un pie del suelo, y luego el otro hasta encontrar el punto justo de equilibrio.

3-   Nadi Shoddana Pranayama: esta postura consiste en alterar la respiración en distintas series. Debemos sentarnos, también se puede practicar parados, lo importante es estar cómodos en un lugar sin mucho ruido. Comenzaremos apretando con nuestro dedo pulgar derecho, la fosa derecha de la nariz, inhalando  por tres tiempos explica Pablo Rubio, por la fosa nasal izquierda, luego apoyamos el dedo anular sobre la fosa nasal izquierda y exhalando por tres tiempos, por la fosa nasal derecha. Seguimos practicando este ejercicio, por al menos cinco minutos. Descansamos un momento, y arrancamos nuevamente con otra serie, a medida que lo vayamos practicando más seguido podremos ir aumentando el tiempo de respiración en la inhalación y exhalación.

Published by:

¿Qué es el yoga Iyengar?

El yoga Iyengar es un estilo de Yoga que destaca el uso de accesorios. Pablo Rubio destaca que esta disciplina dentro de estas prácticas fue creado por el maestro de yoga B.K. Iyengar de quien toma su nombre.

El yoga Iyengar obtuvo reconocimiento en Occidente a partir de la década de 1950 y se extendió rápidamente por el mundo.

Las diferencias claves que supone tienen que ver con el uso de accesorios que se contrapone al Yoga tradicional que no utiliza otros elementos. Entre las innovaciones que propone se encuentran el uso de almohadas, sillas, correas, escaleras que permiten la realización de las posturas clásicas pero mediante otros elementos.

Los ejercicios propuestos por B.K.Iyengar proponen un estilo de mucha intensidad que favorece la flexibilidad y la fuerza de los músculos. Pablo Rubio, yogui experimentado explica que es un tipo de yoga con menor difusión que los otros estilos debido al uso de accesorios que requieren una sala acondicionada para su instalación.

Gracias al uso de los elementos es una práctica ideal para personas mayores, con alguna enfermedad o incluso, para aquellos que cuentan con sobrepeso.

Es un estilo de yoga enfocado principalmente en la precisión de los movimientos basado en el apoyo de estos accesorios antes mencionados como los cinturones que facilitan la realización de las posturas y que contienen el movimiento para poder enfocar la atención en el correcto desempeño de la postura.

Las clases de este tipo de Yoga se destacan por tener un grupo de personas reducidos para favorecer el uso de todos los accesorios. Cada uno de los asistentes a la clase, será supervisado por el profesor de Yoga para lograr una ejecución plena y correcta.

Al mismo tiempo, es una gran práctica para quienes son personas con problemas de columna ya que el uso de las correas y cinturones les permiten elongar de buen modo cada una de las vértebras, señala Pablo Rubio.

Published by:

7 preguntas sobre yoga por Pablo Rubio

¿Quién puede practicar yoga?

Todos. El yoga como práctica no tiene contraindicaciones para ninguna persona. Pablo Rubio señala que lo que sí tiene ciertos recaudos son algunos asanas o posiciones ya que si una persona tiene algún problema de discos en la columna, por ejemplo, no debería practicar asanas que hagan que estos discos se toquen. Por el contrario, debería practicar los que propicien el estiramiento de la columna.

¿Desde qué edad se puede practicar el yoga?

La edad no es un limitante ya que desde muy pequeños y tal como se hace en la India, los niños pueden ejecutar un sin numero de asanas. De hecho, cuanto más pequeños sean introducidos en esta práctica mayor tonicidad corporal, fortaleza física y flexibilidad tendrán de adultos.

¿Las embarazadas pueden practicar yoga?

Sí, las embarazadas pueden realizar yoga. Hay incluso numerosos cursos preparto que incluyen ejercicios derivados del Yoga indica Pablo Rubio.

¿Qué necesito para hacer yoga?

En primer lugar, un espacio tranquilo ya sea en una casa particular o en un estudio o centro de yoga. En segundo lugar, ropa cómoda para evitar tener que centrar la atención en aspectos exteriores a la práctica en sí. En tercer lugar, tiempo, ya que esta práctica se disfruta más si está dentro de un marco de comodidad y disponibilidad horaria, para que la persona conecte realmente con el ahora.

¿El yoga sirve para adelgazar?

Por supuesto que sí. Pablo Rubio señala que practicar yoga frecuentemente trae muchos beneficios sobre el cuerpo y lo modela tonificándolo.

¿Qué tipo de yoga debo hacer?

La disciplina que elijas dependerá absolutamente de los objetivos que tengas al emprender esta actividad. Ashtanga Yoga es un tipo de ejercicio con posturas más exigentes de manera que representa un desafío físico mayor mientras que el Hatha Yoga, si es que sos un principiante en el mundo del yoga ya que es una práctica más tranquila que otras.

¿Cuántas veces a la semana es necesario hacer yoga?

Nuevamente, señala Pablo Rubio, la cantidad de veces a la semana que elijas practicarlo dependerá de tu objetivo. Idealmente y para comenzar, dos veces a la semana se podría practicar yoga.

Published by:

¿Cómo empiezo a hacer yoga en casa? por Pablo Rubio

¿Querés empezar a hacer yoga en tu casa o simplemente querés sumar más actividad yogui en tu hogar aparte de las clases? Entonces esta nota es para vos, ya que consultamos al especialista en Yoga Pablo Rubio y nos explicó una serie de rutinas ideales para hacer en casa destacadas por su facilidad e ideales para ser realizadas sin supervisión.

En primer lugar es importante aclarar que las rutinas que compartiremos a continuación son ideales para quienes ya tengan experiencia en realizar este tipo de ejercicios. Es decir no son prácticas para principiantes, a pesar de su facilidad.

Otro de los aspectos a identificar como importante, es el hecho de que a pesar de la rutina que propone Pablo Rubio, es obligación del practicante conocer sus límites. Si ves que la respiración aumenta velocidad o que sientes mucho desgaste físico, es buena idea continuar la rutina de yoga otro día.

Ejercicios recomendados para iniciar una sesión de yoga en la casa:

–       Estirar cuello

Este ejercicio es súper simple y también podés realizarlo en otros espacios como la oficina o viajando en el transporte público. Acompañándolo con  respiración suave, mover el cuello de un lado al otro reposando en cada lado para lograr favorecer la relajación de los músculos del cuello y comenzar a tener un estado de quietud mental.

–       Estirar brazos

Esto se realiza estirando los brazos hacia atrás y enganchando las manos. Se realiza además en el sentido del frente del cuerpo. Pablo Rubio, especialista en yoga recomienda que al finalizarlo, podemos empezar a rotar hombros y brazos al mismo tiempo dibujando círculos en el aire de modo que todo nuestro tren superior se empiece a aflojar.

–       Estirar la espalda

Desde una posición relajada, se recomienda – con las piernas abiertas – ir bajando el tronco hasta lograr apoyar las manos en el suelo. Sino, podemos llegar a apoyar la mano completa podemos intentar ir avanzando en nuestra flexibilidad con el correr de los días.

–       Estirar la cintura

Con las piernas separados y parados, elongamos una mano por sobre nuestra cabeza con dirección contraria a la cadera de la mano que elonga.

–       Sentarse en el suelo

Sentarse en el suelo, con las plantas de los pies juntas en posición “india”. Tomarse las puntas de los pies, balancearse y respirar con suavidad.

Pablo Rubio señala que la preparación a arrancar una práctica de yoga debe estar siempre acompañada por una respiración suave y permitiendo conectarse con la mente en quietud.

Published by: