• Yoga para aumentar nuestra concentración por Pablo Rubio

    El yoga nos puede ayudar a relajarnos, a visualizar nuestros objetivos de forma clara, a partir de ejercicios de meditación a salir de nuestra atmósfera de preocupaciones y evadirnos de nuestro entorno, esto nos ayuda a aumentar nuestra memoria y concentración. El Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos enseña algunos ejercicios para mejorar nuestra concentración para poder afrontar lo que sea necesario de una mejor manera. El yoga tiene variedades de utilidades, posturas, pero para mejorar lograr una mayor atención debemos practicar los siguientes:

    1-   Postura del Águila: esta postura consiste en lograr el enfoque correcto y ansiado. Primero, debemos pararnos sobre la colchoneta o suelo, como más cómodo nos resulte, colocar los pies juntos, apoyando nuestras manos sobre nuestra cadera, flexionamos levemente nuestras rodillas intentando que la pierna derecha se apoye sobre la izquierda, tocando con nuestra planta del pie derecho sobre la pantorrilla izquierda; luego indica Pablo Rubio, colocaremos nuestros brazos arriba cruzados, el izquierdo sobre el derecho, como si quedaran entrelazados tocando una palma de la mano con la otra, delante de nuestro rostro doblando nuestros codos, tendremos que mantener nuestra columna derecha y fijaremos la vista en un punto que elijamos tal como lo haría un águila, respirando suavemente por nariz y exhalando por dos minutos, o hasta que nuestro equilibrio resista.

    2-   Postura del Cuervo: esta postura permite aumentar la atención, debemos acostarnos con las piernas separadas a la misma altura que nuestra cadera, arrodillados, colocaremos nuestros brazos delante de nuestro cuerpo alrededor de 15 centímetros delante de nuestros pies señala Pablo Rubio, con las palmas de las manos apoyadas en el suelo, inhalamos y de a poco intentaremos llevar las piernas las rodillas hacia arriba, hacia nuestros tríceps, flexionando nuestros codos, teniendo todo el peso sobre nuestras manos, despegaremos primero un pie del suelo, y luego el otro hasta encontrar el punto justo de equilibrio.

    3-   Nadi Shoddana Pranayama: esta postura consiste en alterar la respiración en distintas series. Debemos sentarnos, también se puede practicar parados, lo importante es estar cómodos en un lugar sin mucho ruido. Comenzaremos apretando con nuestro dedo pulgar derecho, la fosa derecha de la nariz, inhalando  por tres tiempos explica Pablo Rubio, por la fosa nasal izquierda, luego apoyamos el dedo anular sobre la fosa nasal izquierda y exhalando por tres tiempos, por la fosa nasal derecha. Seguimos practicando este ejercicio, por al menos cinco minutos. Descansamos un momento, y arrancamos nuevamente con otra serie, a medida que lo vayamos practicando más seguido podremos ir aumentando el tiempo de respiración en la inhalación y exhalación.

    Published by:
  • Yoga para adelgazar por Pablo Rubio

     

    Entra la cantidad de propiedades positivas del Yoga, que van desde la relajación, meditación, fortalecimiento de nuestro organismo y nuestros distintos sistemas, aliviar nuestra ansiedad, nervios, mejorar la postura, también encontramos que es un gran aliado para el descenso de peso. El Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos trae algunas posturas de Yoga para incluirla en nuestra rutina diaria de ejercicios que no requiere de mucho esfuerzo físico. El Yoga resulta beneficioso para la pérdida de peso, ya que con la frecuencia que lo practiquemos nos tonifica el cuerpo, facilita la rápida eliminación de toxinas, provoca también que el metabolismo se acelera logrando la quema de grasas. En primer lugar, podemos practicar la respiración utilizando la postura de “Anuloma Viloma Pranayama”, debemos sentarnos sobre la colchoneta con las piernas cruzadas, espalda derecha, el cuello debemos estirarlo todo lo que podamos, la cabeza indica Pablo Rubio, debe estar apenas inclinada, y practicaremos mudras como el Chin o Vishnu mudra; los mudras son posiciones en las que colocaremos nuestros dedos que nos ayudan a concentrarnos, visualizando en forma clara nuestros objetivos, inhalamos por cuatro tiempos colocando nuestra mano derecha sobre nuestra rodilla izquierda, con las palmas de nuestras manos mirando arriba y tocándonos los dedos índices y pulgares,  mientras los demás dedos los dejaremos extendidos, sostenemos el aire por cuatro tiempos, luego exhalaremos en cuatro tiempos. También podemos encontrar posturas dentro del yoga para trabajar los oblicuos, nos paramos sobre la colchoneta con los brazos alrededor de nuestro torso, luego señala Pablo Rubio, intentaremos apoyar la planta de nuestro pie izquierdo en el interior de nuestra pierna derecha, con las manos pegadas entre sí debajo de nuestro cuello. Inhalamos, alzando los brazos hacia arriba, y exhalamos el aire, bajándolos de forma lenta, podemos hacer varias series de este ejercicio, cambiando la pierna que apoyamos. Se puede intentar también ejercicios para nuestro abdomen y piernas, para lograr un abdomen plano y glúteos fuertes, consiste en que nos paremos sobre la colchoneta o el suelo con los pies juntos, brazos a los costados de nuestro torso y con los dedos hacia adelante, luego llevamos la pierna derecha hacia adelante haciendo una leve flexión indica Pablo Rubio, y estiraremos la pierna izquierda hacia atrás apoyando todo nuestro empeine, inhalaremos, levantaremos los brazos con las palmas pegadas hacia arriba y para atrás, estirando en forma suave la nuca para atrás, mantendremos por un minuto esta postura, exhalaremos volviendo a la posición original.

    Published by:
  • Yoga para mejorar la postura por Pablo Rubio

    La postura muchas veces es difícil de mantenerla, si pasamos mucho tiempo frente a una computadora, o muchas horas en el trabajo tendemos a sentarnos mal, con los hombros para abajo, básicamente encorvados lo que luego deriva en dolores de nuca, cervicales, musculares, cuello pico de loro, escoliosis, y otras molestias de la columna. El profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos acerca algunas posturas que si las ponemos en práctica de manera constante nos ayudarán a mejorar nuestra postura y acabar con sus dolores. Podemos practicar posturas como la “postura del puente”, que si bien es sencilla es muy efectiva. Debemos acostarnos sobre una colchoneta, inhalamos por cuatro tiempos, flexionamos nuestras piernas, levantamos nuestro torso, quedando como un puente, y apoyamos nuestros codos y antebrazos, mantenemos la respiración por cuatro tiempos, y luego de a poco vamos exhalando en cuatro tiempos bajando en forma lenta. Otra postura que se puede poner en práctica, es la “postura de la diosa” consiste según lo indica Pablo Rubio, en pararse arriba de la colchoneta con los brazos sobre nuestra cadera, separamos la piernas con los dedos mirando hacia afuera, inhalar en cuatro tiempos, luego flexionamos las piernas hasta la altura de los pies exhalando en cuatro tiempos bajando un poco nuestro cuerpo, estiraremos los brazos al costado de  nuestro cuerpo con las manos hacia arriba, doblamos nuestros codos, con el dedo índice de cada mano indicando hacia arriba, metemos la pelvis hacia adentro, mantenemos por cinco minutos, y volvemos a la posición de arranque, podemos repetir esta postura al menos tres veces. Luego, podemos encontrar como señala Pablo Rubio, la “postura del perro” mirando hacia arriba, nos recostamos sobre la colchoneta boca abajo, estiramos bien nuestras piernas, dejando un espacio entre cada pie bien estirados, pondremos nuestras palmas de las manos apoyadas al lado de nuestro cuerpo, inhalando en cuatro tiempos, elevamos el cuerpo, nuestro torso y la cabeza hacia arriba, estirando nuestros brazos apoyados por nuestras manos lo más posible, hasta lograr que las rodillas no toquen las colchonetas, sostenemos el aire por ocho tiempos, y exhalando en cuatro tiempos, vamos descendiendo de a poco. Luego, podemos realizar “la postura de la dandasana”, esta consiste indica Pablo Rubio, en sentarse sobre la colchoneta estirando nuestras piernas manteniendo nuestra espalda recta, inhalaremos intentando separar los dedos de los pies y vamos a contraerlos, para lograr que la columna quede recta nos apoyaremos en las puntas de nuestros dedos, con los codos semiflexionados, mantendremos esta postura por cinco minutos y luego exhalaremos despacio.

    Published by:
  • Yoga para poder conciliar el sueño

    Muchas personas sufren de insomnio, o simplemente les resulta muy complicado poder descansar cuando llega la hora de dormir, sea por problemas, dolores,  a veces las soluciones a estos trastornos del sueño no se modifican fácilmente o se recurre a pastillas para dormir, ansiolíticos, que en muchos casos no resultan del todo aceptado, o que no es efectivo para aquellos que las toman. En esta nota, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos cuenta que posibilidades y posturas nos ofrece el yoga para intentar solucionar este problema. Existen una serie de ejercicios que podemos practicar antes de dormir, que nos ayudarán a relajarnos, podemos realizarlos treinta minutos de irnos a la cama. La “postura del niño” es muy práctica, debemos colocar la colchoneta, nos sentamos, inhalamos arrodillándonos, de manera lenta llevaremos los brazos estirados hacia adelante lo máximo que podamos, apoyando nuestros glúteos de manera completa sobre nuestros talones, mientras vamos bajando iremos exhalando levemente. Este ejercicio puede realizarse explica Pablo Rubio, tanto para lograr dormir, o para relajarnos cuando estamos muy tensionados, también es bueno para aquellas personas que sufren de ataques de pánico o son muy ansiosas. La postura “Viparita Karani” consiste en acostarnos en una colchoneta estirando completamente el cuerpo, también puede intentarse sobre algún sillón cercano a una pared. Debemos inhalar por cuatro tiempos, mientras llevamos las piernas rectas, juntas hacia arriba con los brazos al costado de nuestro torso, cerrando los ojos, tratando de quitarnos la tensión, se debe mantener por cuatro tiempos, y luego ir descendiendo las piernas mientras exhalamos en cuatro tiempos. También podemos practicar, la “postura del ángulo ligado”, debemos sentarnos en nuestra colchoneta con la columna derecha sin demasiada tensión señala Pablo Rubio, luego inhalamos por cuatro tiempos e intentamos juntar las plantas de los pies, descendiendo nuestra columna levemente hacia el suelo, vamos a sentir como nuestra espalda comienza a estirarse en este momento exhalamos en cuatro tiempos. La “Postura del Perro Boca Abajo” consiste en pararnos sobre la colchoneta, o el suelo de la manera que le resulte más cómoda, sentarnos, arrodillarnos con las manos extendidas hacia adelante, luego inhalamos por cuatro tiempos, despegamos las rodillas del suelo, estirando nuestras piernas juntas al igual que nuestros brazos, señala Pablo Rubio que debemos mantener la respiración por cuatro tiempos, luego bajamos de manera lenta y despacio, nos acostamos y de costado tomamos nuestras rodillas con nuestros brazos imitando la posición fetal de un bebé en el vientre.

    Published by:
  • Yoga para mejorar los problemas urinarios

    El yoga con sus múltiples virtudes, tiene  beneficios innumerables, uno de ellos es tratar y/o mejorar distintos trastornos de nuestro organismo, desde el sistema respiratorio, el sistema cardíaco al sistema urinario. En esta oportunidad, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio nos cuenta como esta disciplina ayuda a mejorar aquellas molestias de nuestro tracto urinario e infecciones de la vejiga, que no sólo afectan a mujeres sino también a hombres, y cada vez en mayor medida, así se pueden practicar algunas posturas que influyan sobre la vejiga, la pelvis y los riñones. Las posturas para mejorar problemas de riñones generalmente consisten en posturas invertidas, para que justamente el riñón no se mantenga rígido. Podemos intentar la postura del “loto” una de las más utilizadas en el yoga. Consiste en que nos sentemos en una colchoneta con las piernas cruzadas, estiramos las piernas, doblamos la rodilla derecha, explica Pablo Rubio, colocando el pie derecho sobre la rodilla izquierda, a la altura de la ingle sería lo ideal, siempre con las plantas de los pies hacia arriba, ayudándonos si necesitamos, con nuestras manos, luego al revés doblamos la izquierda y el pie izquierdo lo llevamos sobre la rodilla derecha, intentando colocarlo a la altura de la ingle, con nuestra espalda recta, descansaremos nuestra manos sobre nuestras rodillas, con las manos colocadas hacia arriba juntado los dedos índices y pulgar, debemos aguardar un minuto en esta pose, luego ayudándonos de las manos levantaremos las piernas, siempre sentados rectamente. Otra postura, es la postura del “arado”, al principio como señala Pablo Rubio, puede costar un poco acostumbrarse, pero todo es práctica, y sus beneficios son rápidos, consiste en que nos acostemos boca arriba sobre la colchoneta con los brazos estirados, inhalamos y tratamos de extender las piernas hacia arriba sosteniendo con nuestros brazos, codos y ayudándonos con nuestras manos, cuando vamos encontrando el punto de equilibrio, donde las piernas sobrepasan apenas nuestra cabeza, intentaremos soltarnos y extender los brazos, debemos mantener al menos por tres minutos esta posición, para los principiantes pueden realizarla sin extender los brazos. Otra de gran ayuda, es la postura del “diamante”, ideal para deshacernos de la tensión, esta posición se practica sentándonos sobre nuestras pies, es decir indica Pablo Rubio, que las piernas quedan totalmente dobladas, apoyadas sobre ellos,  sobre nuestros talones, con nuestra columna bien recta, colocamos nuestras manos sobre nuestras rodillas, estirando nuestro cuello y cabeza hacia arriba, luego intentando estirar en este movimiento la espalda, la respiración debe ser gradual hasta llegar a ser lenta, debemos mantener esta postura por cuatro tiempos de inhalación, cuatro tiempos aguantándola y luego en cuatro tiempos exhalaremos. Se pueden practicar las veces que sean necesarias, y siempre consultando a un médico sobre su aptitud para realizarlas.

    Published by:
  • Yoga para combatir problemas respiratorios

    Conocemos los múltiples beneficios del yoga, pero generalmente lo asociamos a beneficios como los huesos, la postura, la espalda, la relajación, su ayuda para erradicar el insomnio, los ataques de pánico entre tantas otras cosas. Muy pocas veces lo asociamos como un remedio casero, natural capaz de eliminar problemas respiratorios desde el asma hasta la epoc. El profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos cuenta como mejora este tipo de enfermedades respiratorias. Tenemos que tener en cuenta que el yoga consiste en posturas a técnicas de respiración, relajación, esto conforma un todo que resulta en algunos casos más eficiente que algunas medicinas. Se pueden comenzar con pequeños ejercicios de flexibilidad, elongación y luego comenzar con las asanas del yoga, es decir las posturas. Para las enfermedades respiratorias se recomiendan posturas como la “montaña” que es una de las más comunes, que suele servir de punto de partida para otras posturas. La montaña consiste en pararnos arriba de una colchoneta con los pies un poco separados indica Pablo Rubio, chequeando que el peso de nuestro cuerpo este perfectamente distribuido entre ambos pies, levantamos los dedos del pie levemente sin despegarlos del suelo, luego nos paramos sobre el talón así sucesivamente para ir relajando; doblamos un poco la pelvis de manera que quede en forma recta con nuestra columna, respiramos por unos segundos y luego bajamos nuestro espalda hasta las rodillas con los brazos al costado de nuestro cuerpo.  Otra forma,  es la postura de la curva lateral, debemos colocarnos de costado, inhalando, sentándonos del lado derecho de nuestra cadera y flexionando la pierna derecha, colocando la pierna izquierda cruzada por encima de esta y apoyando el brazo derecho en la colchoneta a la altura de nuestro hombro, estiraremos el brazo izquierdo, Pablo Rubio explica que, exhalaremos de a poco, y luego intentaremos apoyar el antebrazo de dicho brazo sobre la rodilla derecha quedándonos en una posición de curva, luego, volveremos a la posición inicial inhalando y cuando vayamos bajando a la colchoneta exhalaremos suavemente. También podemos practicar, la postura de la cobra, es una postura que sirve para abrir las vías respiratorias, es muy fácil de practicar ya que consiste en acostarnos boca abajo, apoyando nuestras manos debajo de nuestros hombres, con los dedos señalando hacia el frente, respirando hondo, luego exhalamos, intentaremos presionar nuestra pelvis contra la colchoneta, inhalaremos aire y subiremos despacio nuestro pecho despegándolo levemente de  la misma, pero señala Pablo Rubio que,  sin despegar nuestros pies y piernas del piso, llevaremos cada vez más el pecho un poquito hacia arriba, luego estiraremos nuestros brazos, el cuello y nuestra espalda imitando a una cobra.

    Published by:
  • Qué son los Mantras

    Usualmente, escuchamos esta palabra “Mantra” pero la mayoría de nosotros desconoce cuál es su significado, en qué consiste y cómo se lo suele usar. El Profesor de Yoga, Pablo Rubio, en esta ocasión nos despeja el panorama para explicarnos todo lo que necesitamos conocer sobre los mantras.

    En primer lugar, cuando hablamos de “mantra” debemos desglosar para comprender su significado. El vocablo “man” significa mente y “tra” significa liberar, por lo tanto cuando se utiliza esta palabra se hace referencia a una fórmula, palabra, puede ser también una frase o simplemente una sílaba revelada a una persona que nos ayudará a meditar, dejar por un rato el pensamiento consciente, sacarnos de encima pensamiento negativos, purificarnos de nuestras preocupaciones, trabajar la concentración. Pablo Rubio indica, que se utilizan generalmente durante la meditación. Debemos sentarnos en una colchoneta de la manera más cómoda posible, inhalando aire y comenzaremos a repetir el mantra que intentamos trabajar puede ser en voz alta o de manera interna, en voz baja, se puede comenzar en voz alta hasta lograr quedarnos en silencio, hasta sentir que nuestra respiración se va haciendo más suave, usualmente se práctica el mantra cuando exhalamos aire pero si no se logra realizarla en una sola no se deben de preocupar, debemos intentar que la última parte del mantra, la última palabra o sílaba suene antes de comenzar el siguiente pero Pablo Rubio señala, que a medida que vayamos practicándolo con mayor frecuencia vamos a lograr que naturalmente nuestra respiración coincida con el momento en que recitamos el mantra. Existen diversos tipos de mantras, por ejemplo:

    1. “Gobinde Mukande”: este mantra se utiliza para romper con nuestro pasado, para dejar el Karma detrás y poder lograr relajarse durante la meditación. También es un mantra sanador, protector que ayuda a limpiar nuestro subconsciente.
    2. “Ap Sahae hoa”: este mantra sirve para alejar la negatividad en que muchas veces sin darnos cuenta estamos sumergidos, permite llamarnos a una introspección sin miedo de lo que debamos afrontar, nos otorga equilibrio mental y emocional.
    3. “Pavan Guru”: este mantra Pablo Rubio señala, que se practica para otorgar fortaleza, el pavan es la respiración, nos otorga fuerzas.
    4. “Aka, Maha kal”: este mantra sirve para despejar la mente, removiendo nuestros miedos más fuertes, como por ejemplo: el miedo a la muerte.
    5. “Od mani pad me hum”: es un mantra que se utiliza para purificiar el alma, el cuerpo y la mente; cada sílaba de este mantra, que son seis, trabaja diversas virtudes como por ejemplo, la sabiduría, la generosidad, la concentración, la paciencia, la moral, la compasión.
    Published by:
  • Qué son las asanas del Yoga

    Como sabemos existen diversas posturas, diversos mantras en el  vasto campo del Yoga, muchas veces escuchamos términos que nos parecen propias de otras culturas o estilos distintos de yoga, términos que aluden a distintas prácticas en el yoga justamente porque muchas veces se utilizan para practicar específicos aspectos. El Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos explicará qué son las asanas, a qué hacen referencia estas famosas asanas del yoga. Las asanas hacen referencia a la “postura” o “asiento”, ya que los maestros más antiguos del yoga lo practicaban de manera sentada, estos asanas funcionan como sistemas corporales que otorgan efectos sobre nuestras emociones, energía, cuerpo y mente, es decir, como ejercicios de yoga con efectos de purificación y aspecto espiritual para quienes lo practican. En general existen más de mil posturas en el yoga, aunque muchos sólo toman un número de alrededor 87 posturas como las tradicionales que obtienen sus nombres de la naturaleza que nos rodea, por eso podemos encontrar posturas con nombres como la montaña, el gato, el perro. Normalmente, Pablo Rubio indica, que se entiende que las asanas se pueden dividir en dos tipos: las asanas fisiológicas y las asanas para meditación. Las asanas fisiológicas consisten en asanas que otorgan beneficios en el flujo sanguíneo, benefician el sistema respiratorio, mejoran la postura, otorgan estabilidad al corazón, beneficia al nervio sacro y los órganos abdominales, aportan flexibilidad, protegen el sistema inmune. En cambio, los asanas para meditación resultan ideales para trabajos de introspección, trabajos internos profundos, son aliados para poder practicar  los distintos mantras, favorecen la concentración y la memoria, disminuye el estrés, elevan el autoestima, combate el insomnio, permite controlar la ansiedad, los ataques de pánico, altamente beneficioso en personas con problemas psicológicos. Así podemos encontrar asanas con flexiones hacia atrás o adelante, de equilibrio, de apertura, de inicio, de descanso, de fuerzas. Pablo Rubio señala que, hay asanas donde podemos combinar estiramiento con contracción igualmente la mayoría de ellas tienen un efecto, en el cual  nos sentimos fuera de nuestras mentes, dejando lo conciencia a un lado mientras la practicamos, luego de practicarlas sentiremos tranquilidad debido a sus propiedades como sedante natural y a su vez generan fortaleza, resistencia. Se pueden practicar asanas básicas, donde encontramos las posturas de la montaña, el perro cara arriba, el perro cara abajo, la postura del ángulo abierto, o del triángulo extendido. En las asanas intermedias, podemos practicar posturas tales como la del árbol, el triángulo girado, el cerrojo, la cigüeña; y en las asanas avanzadas se pueden practicar las posturas de la tortura,  la media luna, la rueda invertida y la postura del águila.

    Published by:
  • Masajes faciales para rejuvenecer

    A la mayoría de las mujeres y en menor medida a hombres, les preocupa que se note el reflejo del paso de la edad sobre la cara, por ahí no tanto por lo que piensen los otros sino por ellos mismos. Esto lleva a que muchos gasten mucha plata en quirófanos con cirugías faciales, liftings, cremas anti edad, y otros productos muy caros. En esta ocasión, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio nos trae técnicas de masajes faciales extraídos del yoga tradicional para retrasar el envejecimiento, las famosas líneas de expresión; nunca fue tan fácil y natural lucir el rostro más joven.

    Primero debemos indicar que no es necesario aplicar ningún producto sobre el rostro, sino que se tratan de masajes y técnicas faciales que se pueden practicar desde sus casas, lo ideal es realizar los ejercicios dos o tres veces al día para encontrar resultados más óptimos. Se comienza con un pequeño ejercicio que consiste en abrir boca y los ojos bien grandes, por quince segundos volvemos a cerrar y luego, volvemos a repetir, este ejercicio aumenta la circulación en la cara y a la tonicidad.

    Pablo Rubio señala, que podemos practicar colocar las manos sobre nuestras mejillas salvo el dedo pulgar y contraer nuestra mandíbula haciendo presión con los dedos, e intentando llevar la boca y cara hacia adelante por diez segundos. Luego, podemos realizar ejercicios contra la famosa “papada” que en muchas ocasiones se adelgaza, pero la papada no discrimina edad, ni peso, ni género; este ejercicio podemos hacerlo de dos maneras una es imitando a una tortuga cuando sale de su caparazón poniendo presión sobre nuestro cuello, inhalando y luego ir exhalando a medida que vamos hacia adelante y la otra forma de practicarlo, Pablo Rubio explica, que es la que comúnmente se recomienda colocar nuestros brazos en forma cruzada sobre nuestro pecho, colocando presión en nuestro cuello y pecho, inhalamos y exhalamos llevando con la tensión sobre nuestro cuello hacia adelante el mentón, luego giraremos sin relajar diez veces para el lado izquierdo, diez para el lado derecho. Lo que realiza este ejercicio es trabajar el cuello, para evitar su flacidez que es lo que causa esta denominada papada. Además, se puede practicar respirando y abriendo los ojos bien grande conteniendo la respiración por ocho segundos mientras llevamos las cejas lo más arriba posible que podamos. Para las líneas de expresión superiores, Pablo Rubio indica que,  podemos colocar nuestros dedos arriba donde comienza nuestro pelo, y comenzaremos a contraer hacia arriba y hacia abajo nuestra frente, siempre acompañando los movimientos con nuestros dedos.

    Published by:
  • Yoga para una buena digestión

    Conocemos muchas personas que nos rodean con problemas gástricos, intestinales, colon irritable que están cansadas de tomar ciertos medicamentos que en vez de ayudar a calmar estas dolencias muchas veces por las sustancias que contienen terminan agravándola, por eso en esta nota el especialista en Yoga, Pablo Rubio, nos acerca una manera más saludable y práctica de poder disminuir estos problemas sin tener que consumir nada y que sólo te va a llevar pocos minutos.

    En primer lugar, podemos practicar “La Pinza” que consiste en sentarse con las piernas estiradas sobre una colchoneta inhalamos, tiremos el peso de nuestro cuerpo hacia adelante lentamente exhalando y agarrando con nuestras manos las puntas de nuestros pies siempre manteniendo la postura derecha de nuestra columna por al menos diez respiraciones. Este ejercicio busca que nuestro sistema digestivo se logre aliviar. Luego, podemos utilizar la postura del ángulo lateral extendido, consiste en separar las piernas flexionando la derecha y estirando la izquierda con los brazos uno apoyado al lado del pie derecho de la pierna flexionada y el otro hacia el cielo, Pablo Rubio señala, que deben estar en forma perpendicular al cuerpo, esta postura provoca que los músculos abdominales se contraigan y así lograr estimular la digestión. También podemos aplicar la postura de la Montaña o “Tadasana”, consiste en pararnos con los pies juntos lo más rectos que podamos estar estirando los brazos hacia los costados de las piernas con los dedos juntos señalando hacia el suelo y respirando en los tres sectores, en primer lugar en la zona abdominal, luego toráxica y por último la clavicular por cuatro tiempos cada una; estirando suavemente la espalda, esta postura ayuda a disminuir el estreñimiento. Pablo Rubio afirma, que se puede intentar la postura “limpia parabrisas” en la cual debemos acostarnos juntando las piernas de manera flexionada hacia el pecho para un lado,  e inclinar el cuerpo levemente con los brazos para el sentido opuesto a las piernas; inhalando y exhalando. Además podemos aplicar la postura de “la cobra” que consiste en acostarnos boca abajo con las rodillas y los pies juntos estirados, con los codos apoyados en el piso como si fuera una flexión, las manos apoyadas sobre la colchoneta y la frente apenas apoyada en la misma; luego inhalamos llevando hacia atrás nuestra cabeza, siempre como indica Pablo Rubio, cuidando de no dañar nuestras cervicales, y con las piernas bien estiradas, luego volvemos a bajar el cuerpo apoyando nuevamente la frente en el suelo, luego volvemos a inhalar pero nos arrodillamos estirando las manos de manera relajada hacia adelante, nuevamente exhalamos manteniéndonos arrodillados y llevamos brazos para atrás en posición fetal, siempre con la frente apoyada sobre la colchoneta.

    Published by: