Category Archives: Beneficios

Ejercicios de Yoga esenciales para ciclistas

 

Esta técnica nos ofrece múltiples beneficios, tanto para enfocarnos en nuestros objetivos, lograr mayor concentración, aprender a respirar, fortalecer nuestro cuerpo, pero, además es muy utilizada por aquellos que realizan deportes, ya que sirve para evitar lesiones, otorga flexibilidad, alivia tensiones musculares, relajar todas las partes del cuerpo. En esta ocasión, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos muestra una serie de ejercicios de yoga que otorgan grandes ventajas para los ciclistas.

Postura del triángulo:

En primer lugar, colocamos nuestra colchoneta sobre el suelo, nos paramos sobre ella con la piernas sin flexionar y con la espalda derecha, luego abrimos las piernas de manera que la zona interior de las mismas sientan un poco de tensión, siempre debemos verificar que la misma no llegue a hacer doler. Intentaremos girar nuestros pies, hacia su lado respectivo, el derecho, hacia la derecha, el izquierdo hacia la izquierda, después, llevamos los brazos hacia el frente y en posición de cruz, y nos vamos inclinando de a poco, hacia nuestro lado derecho del cuerpo, y giramos nuestra cabeza y cuello hacia nuestro lado izquierdo, vamos a sentir como todas nuestras articulaciones se van estirando levemente. Mantenemos esta posición de 10 a 25 segundos, respiramos suavemente y volvemos a la postura inicial; podemos repetir de 4 a 6 veces esta asana.

Postura de la montaña:

Esta asana elonga la espalda, mejora la flexibilidad de nuestra columna, evita tener pie plano, para realizarla, en primer lugar, colocaremos una colchoneta o lona sobre el suelo, nos paramos sobre la misma con las piernas bien estiradas y dejando un leve espacio entre nuestros tobillos, levantando de forma suave los dedos de nuestros pies, y después, los volvemos apoyar en el suelo, de forma que el sostén de nuestro cuerpo serán nuestros pies. Contraemos nuestras piernas, levantando de a poco la zona interna de nuestros tobillos, intentaremos girar nuestras piernas hacia el interior y bajaremos coxis hacia abajo, mientras que nuestra pelvis la inclinamos hacia nuestra barriga, dejando los brazos sueltos a los costados de nuestro torso, relajando nuestros hombros, con nuestra cabeza sobre nuestra pelvis y nuestra pera quedando en forma paralela al suelo, distendiendo cuello, garganta y cerrando los ojos. Mantenemos esta posición durante 10 segundos, luego podemos repetirlo 3 veces más.  

Published by:

Beneficios del Yoga para tratar problemas pulmonares

 

Si bien a medida que pasa el tiempo, vamos conociendo cada vez en mayor medida, las ventajas de practicar en esta técnica, no sólo para controlar nuestros pensamientos, lograr enfocarnos y fijar objetivos, sino que se ha convertido en un método para hacerle frente a varias dolencias, problemas físicos, enfermedades. En esta ocasión, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos enseña una serie de asanas para paliar problemas pulmonares como el asma, las alergias y mala respiración.

El asma como la alergia y otros de estos problemas, surgen por infecciones pulmonares, un mal funcionamiento de los órganos respiratorios, por la contaminación del aire, emociones o por cuestiones climáticas. Estas molestias suelen ser muy difíciles de llevar sin ingerir medicamentos, y hay casos que hasta ni ellos logran disminuir el malestar.

Postura del perro boca arriba:

Para realizar esta asana, debemos colocar una colchoneta o lona, nos acostamos boca abajo con las piernas bien estiradas para atrás tratando de que nuestro empeine de cada pie quede pegado al suelo, colocamos los manos en la misma línea de nuestros hombros, con los brazos pegados a nuestro torso, y flexionados desde los codos, luego, vamos a ir alzando nuestro pecho y nuestras caderas, para ello vamos a tener que ir estirando nuestros brazos, levemente iremos levantando nuestra cabeza e iremos inclinándola hacia atrás. Cuando elevemos nuestro pecho inhalamos, luego mantenemos la postura por 10 segundos y acto seguido, iremos exhalando. Se pueden repetir al menos 5 veces esta serie.

Postura de la cobra:

Para practicar esta asana, debemos al igual que en la anterior, colocar una colchoneta o alfombra, también podemos realizarla directamente sobre el suelo, nos acostamos boca abajo, con las piernas estiradas bien hacia atrás, brazos flexionados, pegados a nuestro torso, hacemos presión con nuestro abdomen, piernas y pies contra el suelo, trataremos de elevar nuestro pecho, arqueando de a poco nuestra columna, sin hacer demasiado esfuerzo, intentando siempre que la respiración sea de forma suave, ya que estas posturas buscan abrir nuestro pecho y pulmones, mantenemos la posición durante 20 segundos, luego reposamos boca abajo, se pueden repetir 4 veces más esta secuencia.

 

Published by:

Yoga para limpiar intestinos

 

Las posturas del Yoga, nos aportan infinidad de beneficios para nuestra salud, nos permite concentrarnos, relajarnos, nos quita el estrés, activa nuestro metabolismo, mejora la circulación, reduce el colesterol, fortalece nuestro cuerpo, expresa emociones, canaliza energías, favorece a todos nuestros sistemas, facilita limpiar nuestros órganos. En esta ocasión, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos enseña posturas para limpiar nuestros intestinos.

La Pinza:

En esta oportunidad, debemos referirnos a la variante “pinza sentada”, se utiliza mucho esta postura debido a que se produce un estiramiento total del cuerpo, estimula los órganos, alivia dolores de cabeza, mejora la digestión y elimina el estrés. Para realizarla debemos colocar nuestra colchoneta sobre el suelo, nos sentamos sobre ella, con la espalda recta, los brazos relajados pegados a nuestro torso, las piernas estiradas pero juntas. Luego, inhalamos, estiramos los brazos hacia arriba, hacemos lo mismo con los dedos de los pies, sostenemos la respiración, luego, exhalamos, relajamos brazos y dedos del pie. Después, volvemos a inhalar, pero esta vez, iremos llevando nuestro torso hacia delante, intentando bajar hasta que nuestros dedos de la mano puedan llegar a agarrarse de la planta de nuestros pies, exhalamos, mantenemos la posición, pero intentando bajar cada vez más con cada respiración, hasta que nuestra cabeza pueda llegar a apoyarse sobre las rodillas, y relajando los codos sobre el piso. Podemos mantener esta asana por 40 segundos, y volver a repetir 4 veces.

Uttanasana:

Es una asana práctica y de baja complejidad, se la suele utilizar para mejorar la digestión, se la conoce como “pinza de pie”. Para realizarla, debemos colocar una colchoneta o lona sobre el suelo, nos sentamos con las piernas estiradas hacia adelante, columna recta los brazos relajados, inhalamos y exhalamos. Luego, nos paramos e iremos inclinando nuestra columna hacia delante de manera leve, siempre tratando que nuestra espalda esté derecha y miraremos hacia el frente. Después, inhalamos, inclinándonos más hacia delante, siempre con las piernas estiradas sin flexionarlas, la cabeza junto con el cuello deben mirar lo más abajo posible y luego, apoyamos nuestras manos en el piso, a continuación, nos agarramos con los brazos la parte interna de cada pierna. Mantenemos esta postura por 20 segundos, y lentamente, volvemos a la posición original.

Published by:

Yoga para liberar emociones

El Yoga nos otorga múltiples beneficios, ya sea para el sistema circulatorio, sistema nervioso, sistema respiratorio, sistema digestivo, el sistema inmunológico, nos ayuda a relajarnos, a aprender a respirar, a disminuir el estrés, a combatir el insomnio, a mantenernos en forma pero también nos permite sentirnos bien con nuestro cuerpo y nuestro sentir. En esta nota, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio nos enseña una serie de posturas para lograr liberar nuestras emociones.

Postura del Camello:

Es una de las asanas que nos permiten abrirnos emocionalmente, también sirve como canal de energía, además otros de sus beneficios consiste en que alivia dolores menstruales, combate la fatiga, los problemas respiratorios y dolores de cabeza. En primer lugar, debemos colocar una colchoneta, sentarnos sobre ella, luego nos arrodillamos con el torso estirado, separamos las piernas y las rodillas dejando 3 cm entre ellas, después colocamos nuestras manos en cada lado de la cadera, inhalamos en cuatro tiempos, sostenemos, exhalamos en cuatro tiempos haciendo presión con la parte delantera de nuestras piernas y caderas, para de esta forma poder lograr ir arqueando la columna, llevaremos además, la cabeza hacia atrás pero siempre mirando hacia arriba, luego apoyaremos las palmas de nuestras manos sobre nuestros tobillos. A medida que vayamos inhalando, intentaremos lograr arquear cada vez más nuestra columna. Podemos mantener esta postura de 15 a 30 segundos, y repetir en 3 series.

Postura de la Paloma:

Para realizar esta postura debemos colocar una colchoneta o lona sobre el suelo, nos sentamos sobre ella, inhalamos, luego ponemos nuestra pierna derecha hacia adelante y la izquierda hacia atrás, con las manos al costado del torso para utilizarla de sostén mientras apoyamos la ingle en el suelo. Iremos llevando el abdomen hacia adelante, la pierna de atrás debe estar lo más estirada posible, luego, iremos llevando nuestra columna y cabeza hacia atrás como si fuera un arco, la pierna izquierda la iremos levantando en forma leve, de manera que no perdamos el equilibrio, una vez que logremos estabilizarnos, tomaremos la pierna elevada con ambas manos, logrando que la planta de nuestro pie se apoye sobre la parte superior de nuestra cabeza. Mantenemos 15 segundos esta posición, luego repetimos con la pierna contraria.

 

Published by:

Yoga para mejorar los problemas de rodillas

El Yoga nos permite trabajar con todas las partes de nuestro cuerpo, también relaja nuestros músculos, nos otorga pensamientos positivos y concentración, y lo más importante permite que trabajemos sobre aquellos puntos donde sentimos molestias evitando de esta forma, el uso de antibióticos. El Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos enseña ejercicios para aliviar problemas de rodillas y  fortalecerlas, ideal para aquellos que realizan deportes o personas mayores. 

Tadasana para problemas de rodillas:

En primer lugar, nos paramos sobre una colchoneta o lona con las piernas separadas con una distancia similar al ancho de nuestras caderas, dejamos los brazos sueltos al costado de nuestro torso, inhalamos en cuatro tiempos, mantenemos la respiración y vamos tomando conciencia del estado en que nos encontramos, tomamos conciencia de nuestro cuerpo, sintiendo como se halla el peso de nuestro cuerpo sobre nuestros pies, podemos mantener los ojos cerrados si esto aumenta nuestra concentración, luego, vamos exhalando en cuatro tiempos.

Pablo Rubio

Postura del árbol:

Nos debemos parar sobre una colchoneta o alfombra, con las piernas separadas al menos dejando unos 20 cm entre ellas, inhalamos en cuatro tiempos, contenemos el aire, flexionamos la rodilla derecha y la pierna izquierda la mantendremos estirada, dejando ir todo el peso sobre ella,  el pie derecho lo apoyamos sobre el lado interno de la pierna izquierda, exhalamos en cuatro tiempos. Luego, volvemos a inhalar en cuatro tiempos, manteniendo la respiración juntamos las palmas de nuestras manos y las colocamos juntas a la altura de nuestro pecho.

Parsvakonasana:

Para realizar esta asana, debemos pararnos sobre una colchoneta en postura de la Tadasana, inhalamos y separamos nuestras piernas, giramos el pie derecho 90 grados hacia nuestra derecha mientras que nuestro pie izquierdo lo dejamos apoyado mirando hacia adelante; debemos prestar atención que ambos pies estén alineados. En cuanto a nuestros brazos, estos deben estar apoyados en forma de cruz, también fijándonos que se encuentren alineados con nuestros hombros y las palmas de nuestras manos mirando hacia abajo, estiraremos nuestros brazos. Luego, doblamos nuestra rodilla derecha de manera que nuestra pantorilla y nuestro muslo lleguen a formar una especie de ángulo recto; colocamos nuestro codo sobre nuestra rodilla y nuestra mano izquierda la pondremos sobre nuestra cadera, respiramos y relajamos.

 

Published by:

Yoga para reducir nuestro abdomen

El yoga tiene múltiples finalidades, no sólo sirve para que aprendamos a relajarnos, para meditar, para respirar, para elongar, para conciliar el sueño o vencer el insomnio, para mejorar nuestra postura, para reforzar nuestro sistema inmunológico, respiratorio, digestivo y circulatorio, sino que también lo podemos utilizar con fines estéticos, para tonificar nuestro cuerpo y también para bajar esos kilos demás. En esta oportunidad, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos enseña una secuencia de posturas que nos facilitará sentirnos más livianos en la zona del abdomen.
Uttapadasana:
Esta asana permite no sólo que adelgacemos algunos centímetros de nuestra barriga, sino que también fortalece nuestros músculos tonificando nuestras piernas. En primer lugar, colocamos una colchoneta o lona, nos sentamos sobre ella , respiramos y cerramos los ojos para entrar en relajación, luego nos acostamos completamente y colocamos nuestros brazos junto a nuestro torso y las manos casi por debajo de nuestros glúteos, con las piernas pegadas y estiradas, después, inhalamos, levantamos suavemente las piernas hacia arriba, y las movemos hacia atrás exhalando, lo que hará trabajar nuestro abdomen, mantenemos esta posición por 10 segundos, luego bajamos las piernas despacio. Se puede repetir este ejercicio 6 veces.
Postura del Barco:
Para realizar esta postura, debemos colocar sobre el suelo una colchoneta o lona, nos sentamos sobre la misma, inhalando y exhalando, luego, doblamos nuestras rodillas y apoyamos las plantas de los pies sobre la colchoneta, nuestros brazos los apoyamos hacia atrás al costado de nuestras caderas, y levantaremos de forma lenta nuestras piernas unidas hacia arriba, intentando llevar nuestro torso hacia atrás, nuestras piernas deben quedar en forma perpendicular al suelo, si logramos tener equilibrio, despegamos nuestros brazos del suelo, y los llevamos hacia delante intentando tocar el frente de nuestras piernas sino logramos encontrar el equilibrio podemos mantener nuestros brazos apoyados sobre el suelo. Debemos mantener las piernas hacia el suelo al menos por 15 segundos.

Postura del Delfín:
Colocaremos la colchoneta sobre el suelo, nos paramos encima de ella, luego nos arrodillamos apoyamos nuestros antebrazos y codos en la colchoneta y levantaremos la zona más baja de la columna hacia arriba y estiraremos nuestras piernas intentando despegar los talones del suelo.

Published by:

Yoga para aumentar nuestra flexibilidad

Con el paso del tiempo, a medida que vamos creciendo vamos perdiendo la capacidad de realizar ciertos movimientos que antes parecían sumamente normales en nuestra rutina, o tal vez realizamos alguna actividad física sea deportes o algún tipo de baile que requiere de nuestra máxima coordinación y flexibilidad de nuestro cuerpo, por eso en esta ocasión, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos enseña una secuencia de asanas que permitirán ayudarnos a aumentar nuestra movilidad.

Tadasana:

Esta postura es muy beneficiosa para obtener no sólo la movilidad sino también nos ayuda a respirar mejor, así que hay que sacarle provecho. Primero, colocamos una colchoneta o lona, nos paramos con las piernas y pies unidos, debemos mantener nuestra espalda bien recta, inhalamos en cuatro tiempos, estiramos los brazos hacia cada costado de nuestro torso, separamos los dedos de nuestros pies, llevamos los hombros hacia atrás, las manos abiertas hacia arriba, y estiramos nuestra columna bien hacia arriba acompañando el movimiento con nuestra cabeza y mentón, mantenemos la respiración y luego exhalamos en cuatro tiempos.

Sukhasana:

Para realizar esta asana también conocida como “el meditador”, debemos colocar una colchoneta, lona o alfombrilla, debemos sentarnos en posición con piernas cruzadas pero intentando que nuestros talones se encuentren alineados, con la espalda recta, luego pondremos nuestros pies de tal manera que, uno quede delante del otro, apoyaremos nuestras manos sobre nuestras rodillas, con la espalda bien recta, inhalamos en cuatro tiempos, mantenemos la respiración, luego, soltamos suavemente en cuatro tiempos.

Damantina:

Para esta postura, debemos colocar en el suelo una colchoneta o lona, nos sentamos, respiramos luego nos arrodillamos y bajaremos el torso apoyando nuestros glúteos sobre nuestros talones, volvemos a inhalar, bajamos nuestra cabeza de manera que el mentón quede apoyada en nuestro pecho, e iremos bajando levemente el torso hacia delante de manera que podamos lograr que nuestra frente se apoye en la colchoneta, luego volvemos a subir, inhalamos, exhalamos llevando nuestra cabeza hacia atrás, para intentar que no dañemos las cervicales ni el cuello cuando hacemos el movimiento, podemos intentar abrir la boca y así relajar los músculos de la espalda. Podemos repetir esta asana 3 veces.

 

Published by:

Yoga para mejorar y prevenir la escoliosis

Cada vez es más frecuente ver personas con problemas de columnas y cervicales, sea por el paso de la edad, por adoptar una mala postura al sentarse, o acostarse indebidamente. Uno de los grandes y corrientes problemas asociados a nuestra columna, es la Escoliosis, por eso en esta ocasión el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos trae una serie de ejercicios de yoga para evitar esta molestia, también para disminuir sus dolencias y avance.

Características del yoga para prevenir la escoliosis:Pablo Rubio: Yoga para mejorar y prevenir la escoliosis

En primer lugar, debemos explicar que cuando nos referimos a esta dolencia, hablamos de una desviación en la columna que sufren algunos hombres, que generalmente adquieren forma de una letra “C” o de una letra “S”, ésta puede provocarse ya sea al nacer, desarrollarse en la adolescencia o adultez por la mala postura adoptada, o derivarse de otra enfermedad o molestia.

Asanas beneficiosos para combatir la escoliosis:

El Yoga es un gran método para intentar evitar el progreso de la desviación de columna o evitar su aparición, entre las asanas propias del yoga, podemos practicar la “Postura de Sadasana”, para realizarla podemos apoyarnos cerca de una pared, tratando de colocar la cabeza sobre el piso y las piernas elevada en posición vertical, buscando que todo el equilibrio quede apoyado en la cabeza que funciona como base.

Otra de las que se recomienda realizar, es la “Postura de Utthita Trikonasana”, es una asana que se practica parándose sobre la colchoneta, llevamos la pierna derecha hacia adelante y la pierna izquierda hacia atrás, las dos piernas tienen que estar firmemente estiradas, luego, levemente llevaremos el torso hacia adelante, colocando nuestro brazo derecho estirado, tocando con las manos la punta del pie derecho, y a su vez, debemos señalar que, el brazo izquierdo lo llevaremos hacia arriba por lo que suavemente realizaremos un movimiento del torso hacia nuestra izquierda, donde quedaremos en una postura similar a un triángulo, debemos tener cuidado y conciencia de nuestro cuerpo para no desplomarse hacia adelante.

Dentro de las posturas del Yoga que no se recomienda a personas que sufren de Escoliosis, encontramos la “Postura de la Cabra”, para ello debemos colocarnos acostados boca abajo sobre la colchoneta, apoyamos las manos sobre la misma, levantamos nuestro torso y lo inclinamos hacia atrás acompañando el movimiento con la cabeza, una vez que vamos llevando el cuerpo hacia atrás inhalamos, e intentamos mantener 20 segundos y luego, exhalamos al bajar.

 

Published by:

Yoga en pareja, cómo practicarlo

Si estás en vacaciones en la playa o te quedaste en la ciudad y buscas alguna actividad que realizar con tu pareja para distenderse, conectarse entre los dos, relajarse pero al mismo tiempo entrar en movimiento y fortalecer los músculos, el Yoga en pareja es tu mejor opción.

Partner Yoga, cuando el yoga en pareja es la mejor opción

El Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos cuenta sobre esta disciplina conocida mundialmente como Partner Yoga, en qué consiste y cuáles son sus beneficios. El “Yoga en Pareja” o “Partner Yoga”, es una técnica proveniente del Yoga Tibetano, del linaje del Mahayana y desde entonces más de 33 generaciones de yoguis lo han realizado. Si bien se parte de las asanas generales del Hatha Yoga de forma individual se incluye la presencia del otro.

Pablo Rubio: Yoga en pareja, cómo practicarlo

Además, la innovación de esta técnica consiste en que no se encuentran límites ni delineaciones entre mi persona y el otro, sino que ambos forman “uno”, se toma conciencia del otro como si fuera parte de una misma persona, Pablo Rubio indica que, además favorece no solo a la unión de la pareja sino que fomenta la comunicación, la expresión entre la pareja y el respeto por nuestro cuerpo.

Entre las posturas que se suelen practicar en el Yoga en Pareja, encontramos  la postura del “Iti Yoga”, esta postura consiste en que nos coloquemos sobre una colchoneta, uno se queda de pie mientras al otro una vez que esté acostado boca arriba, mirando al cielo, flexione brazos y piernas, levantando el torso, y la otra persona, se coloque por encima con la cabeza hacia el lado contrario, con los brazos sobre las rodillas del otro, y los pies sobre sus hombros.

Pablo Rubio señala que, otra asana que se puede realizar, es la “postura de la barca”, en la cual ambos deben sentarse sobre una colchoneta, de manera que queden frente a frente, con rodillas flexionadas y con las plantas de los pies pegados, y con los brazos extendidos pegando ambas manos, luego se descienden las piernas, y se extienden las piernas hasta que se logre una postura de equilibrio.

También, se puede practicar la “postura de doblar hacia atrás”, en la cual los dos deben pararse sobre una lona o colchoneta, parados uno detrás de otro, el de adelante debe realizar explica Pablo Rubio, un arco con los pies bien apoyados, y los brazos colocados sobre los pies de su compañero, este arco lo realiza con ayuda de su compañero que aguarda detrás, quién va a sostener la columna del de adelante; pueden ir variando la posición que ocupa cada uno.

Published by:

El Yoga como técnica para dormir mejor

En la cotidianeidad de nuestra rutina, entre el trabajo, la vida conyugal o familiar, los trabajos y tareas, muchas veces no nos damos la oportunidad de relajarnos, lo que lleva a que toda la tensión del día a día se vaya acumulando y luego nos convierta en personas estresadas, con insomnio, dificultades para dormir y/o relajarnos.

En esta oportunidad, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos trae distintas asanas que podemos realizar para que podamos bajar nuestros niveles de estrés, ansiedad y logramos obtener un sueño óptimo.

El paso a paso para dormir mejor

Pablo Rubio: El Yoga como técnica para dormir mejor

En primer lugar, se puede intentar la “postura de la flexión de pie hacia adelante”, para ello, es necesario pararnos sobre una colchoneta, con las piernas separadas a la misma distancia que el ancho de tus caderas y llevar el torso hacia delante, apoyando las manos sobre el suelo, es una postura que permite aliviar los dolores de cabeza, disminuye el nivel de estrés, además cuanto más se estiren las piernas más relajara las mismas y la cadera.

Pablo Rubio explica que, otra de las posturas, que se pueden realizar es la “postura del arado”, para poder realizarla es necesario que nos acostemos sobre una colchoneta, levantemos nuestro torso llevando nuestras piernas para arriba detrás de nuestra cabeza con los pies apoyados en el suelo, si no es posible que nuestros pies toquen el suelo podemos solamente mantenerlos extendidos en el aire, esta postura nos ofrece una mejora en el flujo sanguíneo, podemos intentar mantenerla entre un minuto a minuto y medio.

También se puede intentar practicar, la “postura del zapatero”, para realizar esta asana, debemos acostarnos sobre la colchoneta o lona, con los pies juntos, flexionando las rodillas como si fuera la postura del diamante.

Pablo Rubio indica que, si esta postura, nos genera mucha presión en las caderas, se pueden colocar almohadas por debajo de cada rodilla, inhalando en cuatro tiempos, mantenemos la respiración y exhalamos en cuatro tiempos, de esta manera además de relajar nuestro cuerpo, iremos reduciendo la ansiedad y el estrés.

Otra de las posturas que se pueden practicar, la “postura media torsión de la columna”, esta asana se realiza sentándose sobre una colchoneta, la pierna derecha la flexionamos y colocamos de costado, mientras que la pierna izquierda la colocamos por encima, y a su vez, Pablo Rubio señala que, el brazo izquierdo se mantiene apoyado sobre el suelo con el brazo estirado, y el brazo derecho por encima de la pierna izquierda, de manera que nuestro torso quede torcido, dándonos una sensación de relajación.

 

Published by: