Posturas fáciles que podemos realizar en casa

Comment

Yoga en casa Yogui
Pablo Rubio: Posturas fáciles que podemos realizar en casa

El Yoga es una disciplina que nos otorga beneficios para todos los niveles, sean emocionales, porque logra que podamos expresar nuestras sensaciones, para nuestra cabeza, ya que logra despejarnos, relajarnos, concentrarnos a través de la meditación, pero también fortalece nuestro físico, ya que todas las asanas se realizan con nuestro cuerpo, logrando tonificarlo, ganando masa muscular, además favorece al sistema circulatorio, inmunológico, nervioso, digestivo y respiratorio. En esta oportunidad, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos enseña una serie de posturas fáciles para realizarlas desde la comodidad de nuestro hogar.

Asanas básicas:

Si nunca practicaste esta técnica, es necesario que aprendas a que los institutos que la enseñan suelen dividir las posturas en niveles, para principiantes, intermedios y avanzados.

El Gato:

Esta asana es ideal para adquirir flexibilidad en nuestro cuerpo como para mejorar la postura, para los dolores de columna e inclusive los leves dolores de cabeza, para realizarla colocamos una colchoneta si tenemos, en caso contrario, un alfombra, nos acostamos boca abajo, inhalamos, luego colocamos nuestros brazos justo al mismo nivel que nuestros hombros, con las mano bien apoyadas, flexionamos las rodillas, y separamos nuestras piernas de modo que quede en sintonía con lo ancho de nuestra cadera, con nuestra cabeza mirando hacia el suelo. Inhalamos profundamente elevando nuestra columna, arqueando, y contraemos el abdomen. Luego, exhalamos y volvemos a la posición normal, con la cabeza mirando al frente. Debemos realizar esta posición durante 60 segundos, y repetir en 3 series.

La Vela:

Es una asana simple y fácil de realizar que nos otorga concentración, mejora la circulación y beneficia al sistema nervioso, para ello, debemos colocar nuestra colchoneta sobre el suelo, nos acostamos mirando hacia arriba, unimos nuestras piernas, y ponemos nuestros brazos a los costados de nuestro torso, apoyando las palmas de nuestras manos, luego, inhalamos, e iremos elevando nuestras piernas levemente, utilizaremos si es necesario, nuestras manos para empujar nuestra columna y así lograr que se eleve, siempre intentando de encontrar nuestro equilibrio, debemos intentar formar un ángulo recto junto con nuestro cuello. Podemos mantener esta posición durante 10 segundos y repetir 3 veces, con pausas entremedio.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *