Yoga para reafirmar la piel de nuestro rostro

Comment

Técnicas Yogui
Pablo Rubio: Yoga para reafirmar la piel de nuestro rostro

El Yoga nos otorga múltiples beneficios, ya sea para el sistema circulatorio, sistema nervioso, sistema respiratorio, sistema digestivo, el sistema inmunológico, nos ayuda a relajarnos, a aprender a respirar, a disminuir el estrés, a combatir el insomnio, a mantenernos en forma pero también nos permite tonificar y reafirmar nuestros músculos y piel. En esta nota, el Profesor de Yoga, Pablo Rubio, nos enseña una serie de ejercicios faciales para darle un aspecto más juvenil a nuestro rostro.

Reafirmar distintas partes del rostro como las mejillas:

Debemos colocar nuestras manos con todos los dedos apoyados sobre las mejillas salvo el pulgar , justo os apoyaremos donde se encuentra la unión de nuestros músculos con los maxilares. Vamos a ir contrayendo nuestras mandíbulas, de a poco iremos presionando este sector. Luego, inspiramos en cuatro tiempos, sostenemos la respiración y,  de manera lenta vamos a ir soltando el aire llevando al mismo tiempo nuestra cara, boca y músculos hacia delante.

Labios superiores:

En primer lugar, colocamos nuestros dedos pulgares por debajo de nuestro labio superior, justo en el medio. Tomamos aire, luego iremos exhalando intentando que nuestros pulgares hagan presión sobre nuestras encías mientras que nuestro labio superior se va hacia delante con sus respectivos músculos.

Líneas de expresión de la boca:

Consiste en realizar un ejercicio llamado “sonrisa suave”, primero, debemos ocultarnos nuestros dientes con nuestros labios formando una letra “o”, luego, sonreiremos, y así sucesivamente hasta completar seis secuencias. Después, apoyaremos nuestro dedo índice sobre nuestro mentón mientras estamos sonriendo, inclinaremos nuestra cabeza hacia atrás, mientras hacemos movimientos con nuestra mandíbula hacia arriba y abajo.

Arrugas de los ojos:girl-454564_640

Podemos optar por realizar el ejercicio llamado “v”, para ello colocaremos nuestros dedos del medio en el espacio entre las cejas y con nuestros dedos índices iremos haciendo presión sobre los extremos de nuestros ojos. Primero, miraremos hacia arriba, luego iremos de a poco moviendo los párpados de abajo hacia arriba, Después, iremos relajandonos, podemos repetir este ejercicio al menos cinco veces, y para concluir, apretamos nuestros ojos ya cerrados durante ocho segundos y luego, solamente quitamos la tensión y nos relajamos.

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *